Mala oclusión dental

Migrañas, dolor de cabeza, sensación de mareo … Cuántas veces has notado estos síntomas y probablemente no habéis hecho caso?

Las estadísticas dicen que entre un 60 y un 70 por ciento de la población ha sufrido estos síntomas alguna vez y lo más importante de todo es tratar la causa de todas ellas.

Un estudio del Dr. Jean Pierre Meersseman nos dice que entre un 30 o 40 por ciento de los dolores de espalda que sufre la población pueden estar causados​​por una mal oclusión dental. Y es que el cuerpo humano se mantiene derecho gracias al equilibrio que existe dentro todas las estructuras que lo conforman, de manera que, una alteración en alguna de estas nos puede afectar a todo el organismo.

Nuestra mandíbula se articula con el cráneo a través de la articulación temporomandibular.

«Un 30 o 40 por ciento de los dolores de espalda que sufre la población pueden estar causados ​​por una mala oclusión dental».

 

¿Qué es la articulación temporomandibular (ATM)?

La articulación temporomandibular aquella que conecta nuestra mandíbula con la parte lateral de la cabeza. Es aquella que nos permite hablar, masticar e incluso bostezar, por lo tanto, podemos decir que es una articulación guía muy resistente y que no soporta estar sobrecargada.

Para disfrutar de un perfecto equilibrio es vital que todas las piezas dentales estén bien alineadas y que por tanto, la oclusión de nuestra boca o nuestros dientes sea perfecto, soportando la misma carga o fuerza en ambos lados. Cuando esto no ocurre, es lo que denominamos como síndrome de la mala oclusión dental.

 

¿Qué es el síndrome de la mala oclusión dental?

El síndrome de la mala oclusión dental es aquel que hace que los músculos de nuestra cara se sobrecarguen más que los demás debido a la falta de piezas dentales, o en una mala posición de las mismas.

Cuando nuestra mandíbula entra en desequilibrio, nuestro cráneo comienza a adquirir también una posición diferente ocasionando una sobrecarga cervical que puede derivar en fuertes dolores de espalda.

Y no sólo eso, una mala oclusión dental puede ocasionar todos estos síntomas:

Síntomas de una mala oclusión dental

  • Una ciática
  • dolor lumbar
  • Cervical de tensión
  • Mareos
  • Vértigos
  • Dolor de cabeza
  • Oído o dolor en la zona frontal ocular.

«Una mala oclusión dental, ya sea por falta de piezas dentales o porque no cerramos bien puede ser la principal causa del dolor de espalda. «

Cierto es que podemos tomar analgésicos o aplicar cremas locales en la zona que nos puedan aliviar el dolor, pero si no tratamos la causa del problema en breve volveremos a sufrir los mismos síntomas y dolores.

Desde Salud 360 Quiropráctico trabajamos conjuntamente con la Dra. Nuria Pinyot del centro Karpura y conjuntamente evaluamos con pruebas neuro funcionales y posturales el origen del problema. En caso de que los síntomas deriven de una mala oclusión dental, rehabilitamos la mandíbula con los protocolos del Dr. Jean Pierre Merssemann y con un ortótica postural consiguiendo mejorar la salud y la vida de nuestros pacientes.

Vivir con dolor no debe ser un hábito, contacta con nosotros y te encantados.

 

Open chat